Es gracioso por que al final te mueres!

September 02, 2015  •  Leave a Comment

Irish_Cemetery_2015_CloserIrish_Cemetery_2015_CloserAnother view of the Irish Cemetery in Galway from a closer angle
 

Read this blog in English
 

“La vida está llena de pequeñas y adorables ironías” – Raymond Reddington
 

Empiezo diciendo que el día de ayer pudo haber sido el último de mi vida, tenía una reunión de trabajo a las 12:00 del mediodía así que estaba buscando donde estacionarme media hora antes de la cita. Encontré un buen lugar a tres cuadras de donde tenía que ir. Sin embargo, no tenía monedas para el parquímetro así que decidí ir a una tiendita a comprar agua y cambiar un billete.

Armado con mis monedas en mano caminé hacia el parquímetro y vi que lo estaba usando otra persona que tras unos instantes me dijo: “parece que está lleno” (la verdad, desconocía que eso pudiera pasar), pero en cualquier caso, tuve que buscar otro. El más cercano estaba ubicado a una cuadra de distancia, puse las monedas, me dio mi papelito y ya solo tenía que irlo a poner en el tablero de mi auto.

De camino a mi coche tenía que cruzar una calle ancha y antes de cruzarla miré a la izquierda y vi que no venían coches. Como sentí que ya había pasado mucho tiempo desde que me había estacionado y temía que me pusieran “la araña” y una multa decidí empezar a correr….había dado tres pasos cuando de pronto un coche pasa frente a mí, viniendo de la derecha…me había fijado en el lado incorrecto y de haber corrido más rápido me hubieran dado un aventón en el cofre.

Fue un error de lo más estúpido, pero así es como las cosas se ponen feas, ¿no es cierto? Recuerdo que me reí del asunto, mientras pensaba “que bárbaro, soy un idiota” y luego continué con mis actividades, pero después de pensarlo con detenimiento, me parece que pudo haber sido una bendición disfrazada.

Sé que cada quien piensa en la muerte de diferentes maneras, para algunos puede ser liberador, mientras que para otros es un motivo de terror…sin embargo para mí en este momento sería “irónico”. De hecho, me imagino a mi mismo teniendo una conversación con Dios sobre el asunto…iría más o menos así:

Estoy en un gran cuarto cubierto por esta maravillosa luz blanca y de pronto escucho una voz fuerte y profunda:

  • Dios: ¿Hola, querías verme?
  • Yo: ¿Dios?, ¿eres tú?
  • Dios: ¿Esperabas a alguien más?
  • Yo: No, por supuesto que no. ¡Que bueno que estás aquí!...creo que ha habido un error
  • Dios: ¿Aja?
  • Yo: Si, verás estaba cruzando la calle y olvidé mirar hacia ambos lados (mi error, yo sé) y un auto me atropelló, pero bueno…solo fue un pequeño error…no me parece que debería costarme la vida, ¡especialmente ahora!
  • Dios: ¡Ajá!...¿y porqué no ahora?
  • Yo: Pues verás, he estado haciendo varias cosas recientemente y finalmente me parece que tengo claro hacia donde quiero ir.
  • Dios: ¿Así que piensas que no es justo?
  • Yo: ¡Exactamente! La verdad es que he estado mejorando en varias áreas y quiero llegar a mis objetivos.
  • Dios: Aaajá…dame un segundo por favor.
  • (Sonido de Intercom) una voz contesta: “Recepción”
  • Dios: ¡Pedro! Sube un momento por favor
  • Pedro: Seguro, jefe
  • Tres segundos más tarde San Pedro está en la habitación con nosotros
  • Dios: Pedrín, Franciso aquí presente me está diciendo que lo sacamos del juego antes de tiempo y que le parece injusto puesto que está poniendo mucho esfuerzo en lograr sus metas.
  • Pedro: Ya veo
  • Dios: Francisco, por favor continua, ¿que clase de cosas has estado haciendo?
  • Yo: Bueno,he estado produciendo obras bellas de arte fotográfico, paisajes ¿sabes? De manera que las personas puedan ver los lugares maravillosos que has creado.
  • Dios: Ajá, ¿que más?
  • Yo: Bueno, estoy intentando mejorar como persona, ser una mejor pareja, un mejor hijo, hermano, amigo, etc.
  • Dios: Ajá….y ¿tenías planes?
  • Yo: ¡Oh si, montones de planes!
  • Dios: ¿De verdad? Cúentamelos por favor
  • Yo: Bueno, pues planeaba visitar todos los lugares asombrosos del mundo, también iba a vivir en una villa italiana hermosísima donde pudiera envejecer con mi esposa y ver el mar desde la gran terraza.
  • Dios: Aaajá….y eso ya no ocurrirá
  • Yo: ¡Exacto!, por eso es que me parece injusto y me parece que deberías regresarme.
  • La luz empieza a parpadear un poquito, por un momento pienso que he hecho enojar a Dios, pero resulta que se está riendo. Volteo a ver a Pedro, quien se está mordiendo el labio con fuerza en un intento por no reírse también…estoy confundido y entonces:
  • Dios: ¿y te preocupabas mucho?
  • Yo: Bueno, si…para ser honestos bastante
  • Dios: ¿Sobre qué?
  • Yo: Bueno, pues un poco de todo: de tener dinero para pagar las cuentas, poder cuidar de mi familia, estar seguro, del calentamiento global, del estado de la economía mundial, de no lograr mis propósitos, de no saber para que estaba en el mundo…vaya hasta de que mi perro se enfermara.
  • En ese momento tanto Dios como Pedro estallan en una risa atronadora y desenfrenada, la risa de Dios suena como una tormenta de truenos, mientras que Pedro apenas puede mantenerse en pié, su cara está totalmente roja y lágrimas le recorren las mejillas.
  • Dios: ja,ja,ja…¿cómo se llama el perro?
  • Yo: Se llama Misha
  • Dios: jajajajajajaja, ¡Ruso, el perro!
  • Para este momento Pedro está rodando en el suelo, sujetándose el estómago…yo estoy desconcertado mientras veo la escena y al final pregunto:
  • Yo: ¿Qué está pasando? ¿Por qué se ríen?
  • Dios: ¡Es que todo es muy gracioso!
  • Yo: Pero, ¿porqué?
  • Dios: Verás…es muy gracioso porqué al final ¡te mueres!  ¡JAJAJAJAJAJAJAJA!
  • Yo: No lo entiendo
  • Dios: ¡Ajá! Tú tenías planes y tenías preocupaciones, pero ya nada de eso importa porqué…¿adivina qué?
  • Yo: ¿Estoy muerto?
  • Dios: ¡SIIIII! ¡ESTÁS MUERTO! ¡JAJAJAJAJAJAJA!
  • Volteo a ver a Pedro esperando algún tipo de explicación adicional y veo que ha logrado recomponerse ligeramente, aun tiene la cara roja como un tomate, de igual manera sigue tratando de refrenar la risa, mientras me mira y asiente.
  • Yo: No me parece que sea muy gracioso
  • Dios: ¡PERO SI LO ES! Te estás tomando todo este asunto demasiado en serio…dale unos minutos y verás que es ¡REALMENTE GRACIOSO!
  • Yo: Pero, Dios ¿qué puedo hacer?
  • Dios: Hmmm, ya sé…George Harrison toca esta noche en el “Cloud 9”, ¿quieres venir?
  • Yo: Bueno, si, seguro….¿a qué hora nos vemos?
  • Dios: A la hora que quieras, yo siempre estoy contigo.
     

 

Para otra de esas “adorables ironías de la vida”, dale click a la imagen que ilustra el blog, o aqui para que veas algunas imágenes de cementerios en México e Irlanda, ¿Quieres saber lo irónico? Para disfrutarlos debes ser visitante, por qué los residentes permanentes tienen unas vistas fatales.
 

Seguimos en contacto

Francisco
 


 


 


 


 


 


 


Comments

No comments posted.
Loading...